aceite facial

95 Productos

95 Productos


GUÍA DE ACEITES FACIALES: CÓMO ENCONTRAR EL ACEITE ADECUADO PARA TU TIPO DE PIEL


Ya sea para pieles normales, grasas o secas, los aceites faciales están disponibles para cada tipo de piel. Con su mezcla única de nutrientes y vitaminas, los lujosos aceites de belleza son un verdadero placer para tu piel. A diferencia de las cremas, no contienen aditivos como agua, fragancias o alcoholes, sino solo ingredientes activos que nutren, equilibran y curan nuestra piel. ¡Aquí te mostraremos cómo encontrar el aceite adecuado para tu tipo de piel!

Espejito, espejito en la pared, ¿cuál cara es la más bella de todas? La belleza está, por supuesto, en el ojo del espectador. Pero existe un arma secreta que le da a nuestro rostro el máximo impulso de belleza, sin importar la edad que tengamos o el tipo de piel que tengamos: los aceites faciales. La forma presumiblemente más antigua de cuidado de la piel ha estado experimentando un renacimiento más que merecido durante varios años. Ingredientes valiosos como ácidos grasos saturados e insaturados, una variedad de vitaminas y sustancias vegetales secundarias son absorbidos de manera óptima por nuestra piel y le dan un aspecto saludable y fresco.

Pero, ¿qué aceite facial es el adecuado para mí? Con todos los hermosos aceites faciales, es fácil perder la orientación, por lo que es hora de obtener una descripción general.


ALGUNOS BÁSICOS PRIMERO


Una idea errónea común es que los aceites faciales dejan una película grasosa antiestética en la piel y obstruyen los poros. ¡Exactamente lo contrario es el caso! Los aceites se absorben rápidamente e incluso pueden ayudar con la piel grasa e impura. Aplique siempre los aceites faciales sobre la piel humedecida con agua o tónico, o mézclelos con un suero. El aceite se combina con la humedad y forma una emulsión. De esta forma, la piel puede absorber de manera ideal la humedad y los ingredientes activos. Los aceites faciales se pueden utilizar como cuidado diario de día o de noche.

¿Qué significa la comedogenicidad de los aceites? Comedogénico se deriva del término técnico latino para puntos negros, "comedo". Comedogenicidad significa "la propiedad de promover la formación de comedones en los conductos de los folículos sebáceos", o en resumen, de obstruir los poros. Los aceites tienen diversos grados de comedogenicidad, por lo que pueden adaptarse a diferentes tipos de piel. La piel madura y seca puede tolerar bien un aceite comedogénico, mientras que la piel mixta puede tener problemas incluso con un aceite ligeramente comedogénico. La escala va de 0 a 5, siendo 0 no comedogénico y 5 altamente comedogénico.

Grado 0-1: Aceites que no obstruyen los poros y, por lo tanto, son muy adecuados para pieles grasas e impuras. Grado 2: los aceites ligeramente comedogénicos que no causan brotes en pieles normales a secas, aún se pueden probar en pieles mixtas, pero deben evitarse en pieles propensas al acné. Nivel 3-5: aceites comedogénicos medios a fuertes que pueden obstruir los poros de la piel mixta y la piel impura, pero pueden causar verdaderos milagros de hidratación en pieles muy secas y maduras.


ACEITES FACIAL PARA PIELES NORMAL


Una de las características de la piel normal es su sencillez. La producción de sebo es equilibrada: la piel no es grasa ni seca. Tampoco se estira ni brilla, pero se siente saludable y flexible. La tez es uniforme: rara vez aparecen enrojecimiento, puntos negros o incluso granos. Por lo tanto, las personas con piel normal no necesitan ningún producto de cuidado especial. Un limpiador facial suave usado por la mañana y por la noche suele ser suficiente. Siga con un tónico que refresca e hidrata la piel. El paso final es una crema hidratante o un aceite facial adecuado, que se masajea suavemente sobre la piel. Sin embargo, la piel normal tiende a secarse con la edad. Entonces necesita un cuidado correspondientemente más intensivo. Los aceites adecuados incluyen aceite de argán, aceite de higo chumbo, aceite de rosa silvestre, aceite de marula o aceite de hueso de albaricoque.


ACEITES FACIAL PARA PIELES SECAS


El sello distintivo de la piel seca es una sensación constante de tirantez. La piel es fina, de poros finos y tiene poco brillo. Debido a la falta de grasa en forma de sebo, no puede mantener su capa protectora natural por sí mismo y, por lo tanto, es sensible a los cambios de temperatura y otras influencias ambientales. La piel seca a menudo es quebradiza y se agrieta fácilmente; también puede picar de vez en cuando. Este tipo de piel necesita muchos cuidados. Se debe tener cuidado de elegir productos que contengan pocos ingredientes y sin colorantes sintéticos, fragancias o alcohol. Por lo tanto, utilice únicamente limpiadores suaves para la limpieza facial, que aportan a la piel hidratación y grasa a partes iguales. La temperatura adecuada del agua también influye. El agua muy tibia o caliente ejerce una presión adicional sobre el manto ácido y debe evitarse. Después de limpiar tu rostro, aplica un sérum, una crema hidratante y/o un aceite rico. Los aceites vegetales adecuados son, por ejemplo: aceite de argán, aceite de onagra, aceite de granada, aceite de coco, aceite de almendras, aceite de aguacate, aceite de nuez de macadamia, aceite de semilla de ciruela o aceite de espino amarillo.


ACEITES FACIALES PARA PIELES SENSIBLES


La transición de la piel seca a la sensible suele ser fluida. Este tipo de piel a menudo carece de las grasas y la humedad naturales y protectoras. La piel sensible reacciona rápidamente a las influencias ambientales y los cambios de temperatura y es propensa a la irritación, inflamación, enrojecimiento y descamación. También pueden ocurrir reacciones alérgicas debido a productos de lavado y cuidado incorrectos y vasodilatación. Dependiendo de la gravedad, es aconsejable una visita al dermatólogo. En cualquier caso, se debe prestar especial atención a los ingredientes de los productos de limpieza, cuidado y cosmética. El cuidado óptimo tiene en cuenta la sequedad y la sensibilidad de la piel en igual medida. Es mejor omitir por completo sustancias como el alcohol o los aditivos de fragancias fuertes. En su lugar, apueste por productos de cuidado y cosméticos con activos calmantes que refuercen la barrera protectora de la piel. Los aceites adecuados incluyen: aceite de semilla de albaricoque, aceite de almendras, aceite de semilla de camelia, aceite de aguacate, aceite de tamanu, aceite de semilla de borraja o aceite de espino amarillo.


ACEITES FACIAL PARA PIELES GRASAS Y CON IMPERFECCIONES


La piel grasa o impura es principalmente genética, pero también puede ser causada por fluctuaciones hormonales, estrés o cosméticos inferiores. Con este tipo de piel, las glándulas sebáceas están a toda marcha. Dado que la piel produce una cantidad desproporcionada de grasa, los poros se obstruyen. Un nutriente idealoden para las bacterias, que a su vez desencadenan la inflamación de las glándulas sebáceas y, por lo tanto, pueden causar granos y puntos negros. La piel aquí tiende a tener poros grandes; la superficie a menudo está cubierta con una película húmeda o aceitosa. Debido a que la capa superior de la piel a menudo tiene mala circulación sanguínea, la cara a menudo se ve pálida.

Una limpieza minuciosa pero suave es importante para mantener los poros libres y evitar que las bacterias se multipliquen. Los agentes de limpieza agresivos, el lavado demasiado frecuente o el frotado enérgico tienden a tener un efecto negativo y deben evitarse. Es recomendable lavarse la cara por la mañana y por la noche con un limpiador de pH neutro. Después, lo ideal es utilizar un tónico con propiedades ligeramente desinfectantes. Un peeling facial que se utiliza una o dos veces por semana es adecuado para eliminar las células muertas de la piel. Finalmente, restaura la humedad de la piel en forma de un suero a base de agua, una crema hidratante ligera o un aceite facial. En cualquier caso, este tipo de piel debe prestar atención a la comedogenicidad correcta, es decir, use productos para el cuidado que no obstruyan los poros. Los siguientes aceites son muy adecuados para este tipo de piel: aceite de tamanu, aceite de cártamo, aceite de cáñamo, aceite de jojoba, aceite de semilla de uva o aceite de girasol.


ACEITES FACIALES PARA PIELES MIXTAS



La piel mixta es una combinación de los tipos de piel anteriores. Se producen tanto áreas de piel húmedas y grasas como áreas normales a secas. La zona T, es decir, la frente, la nariz y el mentón, suele ser grasosa y brillante. Estas áreas muestran los mismos síntomas que la piel grasa. Las impurezas también aparecen con más frecuencia en la zona grasa del rostro. La piel de las mejillas, en cambio, es normal o seca y puede estar ligeramente tirante. También se pueden formar pequeñas venas dilatadas (cuperosis) en las mejillas. Con la edad, la piel mixta tiende a secarse.

Debido a las zonas muy diferentes de la piel, se requiere un cuidado diferenciado para la piel mixta. Lo mejor es lavarse la cara con un gel o espuma limpiadora suave y agua tibia. A continuación, trata las zonas grasas del rostro con un tónico clarificante. También debe usar un exfoliante facial una o dos veces por semana. Durante el día, se recomienda un cuidado hidratante no demasiado graso. Si las diferencias en las áreas de la piel son pronunciadas, también se puede usar un producto de cuidado más rico para las áreas secas. Aquí tienes una selección de aceites adecuados para este tipo de piel: aceite de semilla de uva, aceite de cacay, aceite de avellana, aceite de jojoba, aceite de comino negro o aceite de girasol.


ACEITES FACIALES PARA PIELES MADURAS



Los componentes importantes de la piel en la dermis, como las fibras de colágeno y las fibras elásticas, se debilitan con la edad y la elasticidad de la piel disminuye. La grasa subcutánea también disminuye, lo que puede hacer que las venas se vuelvan más visibles. Con el aumento de la edad, el contenido de humedad de la piel disminuye. La producción de sebo y glándulas sudoríparas disminuye y la piel absorbe menos humedad. El resultado es una piel más seca con más arrugas. En general, la piel se ve más opaca, más delgada y forma manchas de la edad (acumulación benigna de pigmento).

La piel madura suele ser también piel seca. Los limpiadores suaves e hidratantes con un valor de pH bajo son una buena opción. Se recomiendan sobre todo los bálsamos y cremas limpiadoras con alto contenido en grasas. La tarea del cuidado de la piel es reponer la humedad a la piel seca. Una crema hidratante de día y una rica crema de noche son una buena combinación. El número de divisiones celulares es particularmente alto durante la noche. Como resultado, los nutrientes y las sustancias vitales pueden apoyar los procesos de regeneración de la piel de forma especialmente eficaz. La piel alrededor de los ojos y la parte delantera del cuello es particularmente propensa a las arrugas y, por lo tanto, necesita una atención especial. Los aceites adecuados para esto incluirían: aceite de aguacate, aceite de onagra, aceite de nuez de macadamia, aceite de espino amarillo, aceite de cacao o aceite de rosa silvestre.